jueves, 24 de junio de 2010

Yo recuerdo...


Era una mañana fría, de esas en las que el viento travieso y la suave lluvia me pedían a gritos quedarme arrollada en la cobija... ¡Cómo me hubiese gustado obedecerles! Pero ni modo, así es la vida de nosotros los mortales: hay que estudiar, hay que trabajar, hay que madrugar... ¡Qué le vamos a hacer!

Recuerdo que a pesar de las condiciones del tiempo, me levanté con muchas ganas, feliz, emocionada, acelerada, "excitada", me dijo una amiga. Era esa sensación que a todos nos invade cuando vamos a pasar por algo que no conocemos, la incertidumbre, el ¿seré capaz?, ¿cómo me irá?.

Yo recuerdo que cuando llegué al lugar me perdí, en ese momento saltó a mi mente aquello que dicen popularmente "preguntando se llega a Roma" o "El que tiene boca a Roma llega".... En fin, como se habrán dado cuenta, recuerdo muchas cosas pero el refrán no tanto, el caso es que significaba que abrir la boca y preguntar era la única opción que tenía para ubicarme, entonces lo puse en práctica. Calculo que pregunté a unas 8 personas y ninguna de ellas pudo ayudarme, ¡qué mala suerte!. Al final descubrí que podía hacerlo sola, y llegué a tiempo.

Recuerdo haber visto grupitos de personas conversando y conociéndose, otros reían a carcajadas porque ya se conocían, y otros como yo, solitarios en un rincón, sentados esperando a que iniciara la magia, sin volver a ver a nadie ni siquiera de reojo, sin movernos, rígidos, apenas respirando, pensando en quien sabe cuántas tonteras.

Al fin llegó, no pudo ser más oportuno. ¡Qué serio!, pensé, y ¡qué elegancia! a la vez. En ese momento MI mundo cambió, en ese momento escuché una vocecita que dijo: "Bienvenida al siguiente escalón." Qué emoción, el miedo se había ido por completo, sólo sentía como si el corazón con su palpitar me fuera a salir por la boca y empezara a bailar frente a todos.

Entré en shock... ahh, pero un shock que repetiría todos los días. Qué bonito se siente cuando algo nos emociona, nos motiva a seguir, nos saca una sonrisa. Qué bonito darnos cuenta de que la vida siempre nos sorprende, contínuamente, es cuestión de abrir los ojos.

Yo recuerdo lo lindo que sentí ese día, también recuerdo que a partir de ahí, cada día era mejor, cada momento más intenso, cada minuto se extrañaba más y cuando al fin estaba frente a mí, ¡qué bonito la pasaba!

Hoy recuerdo todo con cariño, hoy entiendo que si ya no puedo tener más de eso es porque quizá a la larga me haría daño, ahora sé que tal vez no era lo indicado, volvemos al dilema entre lo que se debe y no se debe hacer. Pero hoy sé que di lo mejor de mí y creo que lo que recibí me hace sentir mejor que nunca.

Yo recuerdo que una vez me dijo: "pase lo que pase, siempre me recordarás con cariño, como yo a vos". Así es, lo recuerdo con un cariño grande y puro. Yo recuerdo que pensé que no podría rehacer mi vida y hoy veo que no era nada de otro mundo, que esas cosas pasan constantemente, de lo contario, qué aburrido sería si todo fuera felicidad siempre. Ahora soy una mujer más fuerte, ahora soy más mujer.

2 comentarios:

Lilith on 25 de junio de 2010, 13:39 dijo...

Que afortunada de haber experimentado un sentimiento tan hermoso.
Un abrazo.

HeiAJS on 7 de agosto de 2010, 20:00 dijo...

WOW buenisimo! simplement sin palabras! sólo logro decir eso! buenisimo!

Publicar un comentario

 

Copyright © 2008 Green Scrapbook Diary Designed by SimplyWP | Made free by Scrapbooking Software | Bloggerized by Ipiet Notez