martes, 30 de marzo de 2010

Una respuesta a "La increíble realidad de la vida"


Esta tarde, luego de una muy ajetreada mañana en el trabajo, llegué a casa quejándome por el calor, lo cual es costumbre últimamente y además, lamentándome por el montón de pendientes de la U para esta Semana Santa... Fue entonces cuando recordé que nada me tranquiliza más que escuchar un poco de música y leer... Así fue, encedí la "compu", no podía faltar le hecho de revisar el correo, entrar a facebook ( ME CONSUME) y ver qué de nuevo había...

Cuando estaba convencida de que no había nada más por hacer, revisé mis contactos y encontré a alguien que no conozco (en persona), vi su perfil y noté la dirección de su blog... Leer blogs es uno de mis pasatiempos preferidos, me parece que es una muy buena manera de conocer una persona, pues nos transmite lo que en realidad siente.

Encontré allí un texto muy interesante: http://alasis.wordpress.com/ ... Me hizo pensar y hasta tomar el lugar de los hombres... Apenas leí su primera frase, pensé: "tengo que leer esto", la frase dice: "Lo peor que le puede pasar a un hombre es que las mujeres digan que es el hombre perfecto."

Terminé de leerlo, lo digerí y me dije: "tiene toda la razón". ¿Qué pasa con nosotras, mujeres, que elegimos siempre al hombre equivocado?" En su gran mayoría, las mujeres se apegan a un hombre que las hace sufrir, que les dice que las ama, pero nunca se ha preocupado por preguntarles cómo se sienten, porque para esos cabrones, son sólo un objeto...

Pues sí, tal vez esa sea la razón de que ustedes, caballeros ( para los que en realidad son CABALLEROS), sufran, es totalmente cierto, hay mujeres en exceso masoquistas, las celan, las tratan mal, les gritan y hasta las tratan de zorras (odio cómo suena esta palabra)... A la semana el desgraciado les dice: " mi amor, perdón, yo sé que me equivoqué, déme una segunda oportunidad" y PLÁKATA! Se repite el ciclo...

Pero les digo, no todas somos así, y me incluyo porque no me considero masoquista, al contrario... Hay algunas que hasta le escribimos a cupido para que aparezca un hombre que verdaderamente valga la pena, porque están escasos... Parece como si los estuvieran sacando del mercado... Deberían descontinuar a aquellos que no sirven para nada!!!, pero a los buenos no, todavía habemos algunas que los preferimos...

Me gustaría decirles algo a aquellos hombres que me lean y se sientan como el caballero dueño del blog que visité esta tarde; tengan más cuidado con las mujeres que eligen, no nos den el cielo de buenas a primeras, conózcannos pero no se involucren demasiado, y sabrán si en realidad valemos la pena, pero sobre todo nunca caigan en el error de volverse unos desgraciados sólo porque en numerosas ocasiones les han roto el corazón... Cuando llegue la indicada, no se lo va a merecer...

Señoritas, amigas, mujeres, aprendamos a valorar lo que tenemos antes de que se vaya, ojalá Dios nos dé siempre mucha sabiduría para elegir lo correcto y recordemos que ellos también sienten...

Manolito y las Relaciones Públicas...



video

lunes, 29 de marzo de 2010

VIDA



La vida empieza a tener sentido cuando ayudas a otro, a ponerse de pie y a andar. Cuando respiras hinchando tus pulmones de aire y notas que no estás solo a pesar de estar en el desierto.

Cuando miras al cielo y ves las estrellas que dominan el firmamento, comprendes que no estás solo, comprendes que la vida es más que el palpitar de tu corazón.

La vida tiene sentido cuando andas, cuando evoluciones, y no dejas tras de ti amargura. Cuando tras de ti has dejado alegrías, cuando has dejado amigos y hermanos, cuando has dejado un grato recuerdo en todo aquel que te ha conocido, es cuando la vida tiene sentido.

Si tras de ti has dejado odio, esas serán las raíces que darán en el futuro frutos amargos; si la planta crece tiene raíces de amor, los frutos serán dulces y serán tu alimento en el andar de cada día.

Apoya tu mano sobre el hombro de aquellos que andan contigo, porque si te sientes débil ellos te apoyarán, y si te sientes fuerte andarás más de prisa.

No te ates a las alabanzas. El que alaba, te apoya sin palabras. Sabrás quien es el que te quiere cuando te veas reflejado en él. Busca tu gloria en la gloria de los demás, y los demás buscarán su gloria en ti.

Si hablas a los demás, que tu palabra sea limpia; pero no hables con orgullo, porque hacerlo es hablar con falsedad.

Usa todo lo que la naturaleza pone a tu alcance. No malgastes tu tiempo. Tienes poco tiempo; justo el que estás disfrutando ahora. Trata de conocerte. Úsate. No te malgastes. No te mal utilices. Busca dentro de ti la solución a tus problemas. Si tienes que atarte, átate a ti mismo.

No culpes a los demás de tus propios errores. Sé tu propio juez; pero un juez justo. Si andas por un bosque ten cuidado, porque habrá ramas bajas, te puedes golpear contra esas ramas. No es necesario que las cortes, simplemente agáchate un poco para volver a levantarte inmediatamente, la rama quedará frustrada en su intento de dañarte.

No pronuncies la palabra "imposible" porque todo es posible dentro de ti si vas dirigido positivamente, si vas dirigido negativamente, poco a poco te irás hundiendo; conseguirás tal vez logros parciales, inmediatos, pero te estarás hundiendo. Si vas positivamente, quizás los logros sean más a largo plazo, pero te estarás elevando.

Sólo pasa hambre el que no sabe que tiene dos manos. Si alimentas tu cuerpo para que te sirva, debes también alimentar tu alma, para que también te sirva.
Un alma poco alimentada es un alma débil, sin fuerza. Un alma bien alimentada es un alma que genera energía, que contagia, que anima. Cuida bien todas aquellas cosas que afectan la evoución de tu alma.

Nunca hables con miedo, porque las palabras se volverán contra ti. Si tienes miedo no hables, porque el miedo es también contagioso. Habla mirando a los ojos, transmite tu fuerza en tu mirada.

Si quieres saber cómo es Dios mira volar un ave, mira crecer una flor, mira a los astros moverse, y verás que en ellos se expresa la perfección.

viernes, 26 de marzo de 2010

El dulce sabor de una mujer exquisita



Una mujer exquisita no es aquella que màs hombres tiene a sus
pies, si no aquella que tiene uno solo que la hace realmente
feliz.


Una mujer hermosa no es la màs joven, ni la màs flaca, ni la que
tiene el cutis màs terso o el cabello màs llamativo, es aquella
que con tan solo una sonrisa y un buen consejo puede alegrarte la
vida.


Una mujer valiosa no es aquella que tiene màs tìtulos, ni màs
cargos acadèmicos, es aquella que sacrifica su sueño por hacer
felices a los demàs.


Una mujer exquisita no es la màs ardiente, sino la que vibra al
hacer el amor solamente con el hombre que ama.


Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada por ser
admirada por su belleza y elegancia, es aquella mujer firme de
caràcter que puede decir NO.


Y un HOMBRE........UN HOMBRE EXQUISITO es aquel que valora a una
mujer asì.


Gabriel García Márquez

miércoles, 24 de marzo de 2010

De pasiones ocasionales... o son amores?



Un día como cualquier otro, luego de leer y consumirme en mil historias de amor, desamor,despecho, amantes y demás, él apareció en mi mente, así de pronto, de sorpresa, como acostumbra a hacerlo seguido, esta vez, decidí contar un poco sobre él.

Estudió durante toda su vida y también trabajó. Por lo que sé, ha luchado mucho para salir adelante y también ha recibido órdenes que, aún sin querer, ha tenido que cumplir. Pero ahora ya creció, ahora ya es un profesional y le encanta mandar... es un excelente "líder" ( Esa es la palabra que utiliza en lugar de "mandón").

Tuve la dicha de conocerlo hace unos años y nunca pensé que una persona fuera tan interesante como lo es él... Wow... si ustedes supieran... En la calle, escucho muy seguido cometarios negativos sobre él, por alguna razón, nadie lo soporta, lo odian... Y debo reconocerlo, es un poco prepotente... Pero a mí, me pasa lo contrario, no entiendo por qué el rechazo de todos, será que todavía estoy un poco ciega?... Quien sabe...

Es increíblemente interesante conocer su forma de pensar, verlo e interpretar sus gesos, las cosas que dice, cómo se expresa, y cómo escribe... Tuvo una hija, producto de una relación que no funcionó, pero ella es su mayor adoración. Tiempo después se casó. Su matrimonio se marchitó... una de las causas fue que él lo descuidó, o más bien, él la descuidó y ella no se sentía a gusto... Hace poco me enteré de que ella se volvió a casar y ahora tiene un hermoso bebé... Está feliz con su nueva vida... y él?

Sólo él y Dios saben cómo se sentirá por dentro. Tiene fama de "coqueto", parece muy seguro y siempre muy feliz. Su vida, además de su hija, es trabajar. Trabaja todo el tiempo, incluso los domingos... Ama su trabajo. Es un hombre con una de esas profesiones que enloquece a cualquiera y desata pasiones. Es un hombre elegante y fino... Es un caballero... Al menos eso parece...

Alguien me dijo un día que tener un amante fue lo mejor y lo peor que le pasó... Yo creo que al inicio, todo es color de rosa, pero luego va tomando tonalidades grises muy difíciles de ocultar... Siempre me negué a hacer lo que "alguien" me contó... era demasidado bajo para mí... Luego me di cuenta de que eso pasa a veces, sin quererlo...

Él me fue envolviendo y me fue dando alas, y yo poco a poco me elevaba más... Con hermosas palabras, con sonrisas, con detalles.... pero no crean, eso no era amor, era puro deseo carnal, era pura pasión, mucho respeto y mucho cariño, pero sobre todo, deseo en la piel..

Casi nunca había tiempo, pero al menos, una vez al mes, nos dábamos un pequeño gusto, nos veíamos, nos sentíamos, platicábamos...aaahhh, como extraño esas pláticas inteligentes que es difícil tener con cualquier hombre... Le contaba mis cosas y viceversa, nos reíamos, a veces hasta nos burlábamos, criticábamos (costructivamete, claro) y luego, mientras la pasábamos tan bien, yo pensaba: " si todos fueran como somos nosotros juntos, el mundo, sin duda, sería un lugar mejor". Lo dije una vez y lo repito, caballero: Juntos somos increíbles...

Me gustaban esos días esporádicos que teníamos unos minutos para estar a solas... El ambiente cambiaba y aunque había un poco más de tensión (porque luego nos descubren), la pasión que se encerraba en ese lugar rebotaba en las paredes y nunca se esfumaba, al contrario, nos poseía... Lo que más me gustaba era su olor, era delicioso abrazarlo y sentirlo, no medía 1.80 cm, pero era más hombre que cualquiera, lo digo sin querer dibujar el sexo en sus mentes, él era todo un hombre, tenía ese "algo" que todas las mujeres buscamos, ese "algo" que al menos a mí, me mantenía viva, despierta, totalmente interesada, con ganas de saber más.

Había cosas que me contaba, que no calzaban con lo que ahora sé que es la realidad, al fin y al cabo, no era tan transparente como yo creía, como él juraba... Pero yo hacía maromas por no descubrirlo, y aunque me molestaba un poco, realmente eso no me importaba. Yo quería al hombre en el que se convertía cuando estaba conmigo, no al que la gente describe y, probablemete, sea el real... Porque según yo, teníamos química, porque pensábamos parecido y aunque no nos gustaban las mismas cosas, nos respetábamos y si hubiéramos podido gritar al mundo lo que teníamos juntos, sé que las cosas habrían funcionado, pero la reputación de tan distinguido profesional, se debe cuidar, al principio fui yo la que quería mantener la complicidad, ya luego no me importó, pero parece que a él sí...

Amaba esos días en que nos complacíamos mutuamente, hablábamos hasta el amanecer y luego nos despedíamos para que cada quién volviera a su rutina... Él casi me leía la mente, tal vez por la experiencia, (ventaja sobre mí), me hacía reír a carcajadas sin que yo le dijera que justo en ese momento, necesitaba sonreír, la pasábamos bien y nos hicimos muy buenos amigos...

Pasó el tiempo y con él cada uno tomó su rumbo... La distancia nos empezó a separar, porque ya no nos veíamos tan seguido, parece que él se encontró con un juguetito nuevo, o tal vez tiene más pendientes que antes... Yo por mi parte, no podía hacer nada, reclamar hubiese sido caer muy bajo, entonces seguí con mi vida, volví a la uiversidad y las obligaciones me ahorcaban, me dediqué completamente al estudio y todo se enfrió... y somos amigos, pero nada más...

Lo bueno de tener un amor ocasional, por no decir "amante" es que como no se ven tan seguido, cuando lo hacen, disfrutan cada segundo como si fuera el último de su vida. No hay tiempo para pleitos, sólo para reponer todo el tiempo perdido, es divertido e interesante. Todas las relaciones, todos los matrimonios, deberían ser amantes entre ellos para no perder lo que construyen juntos.

Yo me involucré demasiado en la aventura y él aún no lo sabe... A veces me gustaría contárselo, otras veces no le veo sentido porque, realmente, pienso que no tendría futuro, y no valdría la pena, entonces me lo guardo. Quizá algún día le cuente, algún día cuando sé que no lo voy a ver nunca más, algún día cuando me despida para siempre, para buscar una vida de verdad.

Lo cierto es que, sin contar estos errores de involucrarse demasiado, vivir este tipo de historias sobre ser felices un par de meses, es lo mejor que le puede pasar a alguien... Es parte de la experiencia de vida de cada uno... Eso sí, sin destruir noviazgos ni matrimonios, que quede claro que estoy completamente en contra de eso.

Ahora a mí, sólo me queda caminar con el tiempo... El corazón se ha ido curando y ya veremos qué pasa... Tal vez el tan nombrado caballero aparezca y me haga feliz un par de meses más, tal vez llegue alguien más... o tal vez no llegue nadie por ahora y me toque aprender otras cosas de la vida, otras cosas de mí que quizá necesito conocer antes de otra historia imposible... Sólo Dios sabe el rumbo que tendrá mi destino, pero acá estoy, siempre positivia y sonriendo, para contagiar a todos aquellos que creen que no saldrán nunca de la amargura, sonriendo para que mi corazón se la crea, sonriendo para alimentar mi alma...

domingo, 21 de marzo de 2010

¿Qué hacer con la felicidad?



No conspire contra ella: como a la tristeza, déjala pasar adelante y hacerle visita cuanto ella quiera. Instálese en el aquí y en al ahora (hic et nunc) para gozarla a plenitud. No la envenene con sus dos peores enemigos: el pasado (nostalgia, culpa, rabia), o el futuro (incertidumbre y ansiedad).

Vívala serena, lúcidamente. La felicidad no es un estallido, es una atmósfera, un efluvio. Respírela, déjese llenar por ella. Recuerde que una cosa es la felicidad y otra la contentera. La primera solo la pueden gozar las almas limpias, la segunda ha sido hecha para los tontos contentos.

Compártala, pero no humille a la gente con ella; no la exhiba ostentosamente. El mundo está lleno de dolor. Transmitir la felicidad es un deber ético; alardear de ella para subrayar la infelicidad de los que sufren es un acto de dominación, un despliegue de poder que en nada difiere de la riqueza material, cuando es obscena e inhumanamente desplegada.

Adminístrela: no la disipe en un enorme, bombástico fuego de artificio' para quedarse luego vacío y desencantado. Sonreír es mejor que carcajearse procazmente. En el mágico mundo de la mitología, la sonrisa es lo propio de los ángeles, la carcajada lo es de Satán.

Que lejos de retrotraernos al egoísmo, la felicidad nos mueva a la generosidad: solidarizarse, prodigarse ante el que sufre. No menos que el dolor, la felicidad debe compartirse. Dolor compartido es solo medio dolor, felicidad compartida es doble felicidad.

Así como el dolor fortalece, la felicidad puede debilitarnos: tengamos en todo momento presente que si las lágrimas son el precio de las sonrisas, estas también pueden presagiar a aquellas. La felicidad puede perderse, claro que sí: es imperativo en esos casos reinventarla.

La felicidad es, entre los sentimientos humanos, el más anhelado, pero, al mismo tiempo, el más amenazado: angustia, miedo, envidia, amargura, rabia, culpa' nada tiene tantos enemigos como la felicidad.

Preservemos la translucidez y serenidad de nuestro estanque: que no se enturbie y llene de círculos concéntricos.

La felicidad no es la evitación sistemática del dolor: tal es, ni más ni menos, el origen de la neurosis. La felicidad asume, integra, trasciende el dolor.

No tema perder la felicidad, que eso lo hará, paradójicamente, esclavo de ella. Arriesgue, juegue ose, gane algunas veces, pierda otras.

La felicidad es un motor de vida, no debemos ponerla bajo una campana de cristal y vigilarla el día entero. Haga de ella escudo, bandera, blasón: no la meta en un museo.

Jacques Sagot

martes, 16 de marzo de 2010

¿Qué pasa con vos, Cupido?



Nunca te busco, nunca te pido nada... A veces ni siquiera te recuerdo, por lo que se deduce que nunca te molesto... No te doy quejas, no reclamo, no te ofendo y hasta hace un tiempo, no te necesitaba... pero nunca te desprecié tampoco, y ahí estuviste siempre, dispuesto a flecharme... No me puedo quejar, siempre has estado conmigo, tratando de cumplir mis deseos, todo justo como lo deseaba, tenías una admirable capacidad para leer mi mente... Wow, nadie me asombró más que vos! Pero siempre dije: "no gracias, todavía no es tiempo".

Amigo, ¿dónde estás?, de un tiempo para acá he pensado las cosas y sabés, ya es hora, creo que me llegó el momento... Pero, justo ahora que me siento segura, te perdés... ¿qué te hiciste?, te he esperado, hasta te he llamado, no sabés lo extraña que me sentí al hacerlo, llegué a pensar que estaba perdiendo el juicio...

Pero no, acá estoy, bajo la luz de la luna y el resplandor de las estrellas, hoy no estoy donde siempre, hoy estoy sentada en la hamaca de la noche eterna, esperando a que te acordés de mí, y mientras tanto siento la brisa, una pequeña brisa que trata de calmar el calor que de vez en cuando quiere ahogarme... pero no lo dejo... se lo prohíbo... porque espero por vos...

Y sabés, mientras te espero me adelanto al futuro, y veo que lo malo se convierte en bueno, y que lo bueno es ahora insuperable... el ambiente es más liviano y sí, me quiero levantar, quiero bailar... Que el hermoso cielo nocturno sea mi escenario y las estrellas mis testigos... Es un hermoso pronóstico de un futuro cercano... Aahhh, ojalá que así sea cuando te acordés de mí...

Han de creer que estoy loca... incluso yo lo pensé... ¿a quién se le ocurre hablarle a "Cupido"?, pero, tal vez me escuche, yo creo en él y más firmemente creo en el destino que Dios tiene escrito para mí...

Ahora las puertas están abiertas, ahora pueden entrar cuantos sentimientos gusten, ahora estoy preparada para hacerles frente... Ahora me daré la oportunidad de conocer y ampliar mis fronteras... todo está en vos, amigo... Aparecé rápido, que no quiero desperdiciar ni un segundo más..!
 

Copyright © 2008 Green Scrapbook Diary Designed by SimplyWP | Made free by Scrapbooking Software | Bloggerized by Ipiet Notez